Idioma: ES

Fortalezas de Economía

Contribución a la organización, bienestar y desarrollo de la comunidad.

Los economistas de la Escuela son profesionales formados con una visión amplia, pragmática, ética y con conciencia social y nacional. Poseen un bagaje teórico fuerte y tienen la capacidad cultural de entender su época y de pensar en soluciones conceptuales alternativas para solucionar los problemas de naturaleza diversa y compleja que propone una economía mixta.

_DSC8303.jpg

Poseen conocimientos de temas urbanos y regionales, en evaluación y análisis del impacto económico y social de proyectos privados y públicos, lo que los lleva a ser líderes en el desarrollo de la ciudad, la región y la nación.

Para tal fin, el programa cuenta con una estructura curricular que contextualiza al futuro economista en lo histórico y lo teórico y lo fortalece para comprender los fenómenos económicos en retrospectiva y prospectiva, a partir del área cuantitativa.

Incorpora, además, electivas en las áreas de finanzas públicas, matemáticas financieras, economía agrícola, ambiental, urbana, pobreza, distribución del ingreso y economía laboral, así como actividades de investigación en temas de gran importancia económica, atendidos desde su Centro de Estudios Económicos.

Estas son algunas de las fortalezas del programa:

  • Forma profesionales hábiles para usar el lenguaje matemático y económico en la proposición de políticas e instrumentos que beneficien los sectores en los que se desempeñan.
  • Además de lo académico, se les inculca un alto sentido ético, lo que lleva a que en cada decisión que toma el profesional en economía prime el bien común sobre el particular.
  • Desde el primer día de clases se proyecta un trabajo académico que forma profesionales que puedan suplir la demanda de economistas en la formulación de políticas, tanto en el ámbito público como en el privado, con capacidad de proponer modelos matemáticos, econométricos y de series de tiempo aplicados a la teoría formal y a nuestro contexto.
  • La Escuela trabaja con dedicación un accionar ético desde lo académico y lo personal, para que en su ejercicio laboral del economista tenga un gran sentido de responsabilidad social y ética profesional.
  • El proceso de formación también entraña el uso adecuado del lenguaje y la producción intelectual, para que el estudiante plasme su pensamiento con respecto a una teoría o un hecho económico.
  • Los profesores cuentan con alta formación teórica y cuantitativa, así como amplia experiencia investigativa y docente.