Idioma: ES

Flora y fauna en la Escuela

El verde de la Escuela es una de las cosas maravillosas que encontramos en su campus.

Estos seres vivos nos han acompañado en el diario vivir, brindando una amplia gama de beneficios a la comunidad, desde el aire que respiramos hasta la contemplación y disfrute de su belleza.

Lago

El arbolado de la Escuela, como la construcción de sus jardines, se ha venido realizando gradualmente, al igual que sus edificaciones. Con el paso de los años, la institución ha formalizado todos los procesos de siembra y cuando se ha requerido la intervención de árboles, lo ha hecho cumpliendo con los planes de manejo del componente arbóreo, en los que se caracteriza y se definen criterios para la toma de decisiones en relación con las actividades de mantenimiento. Alrededor de este tema se han desarrollado dos actividades de cuidado y control muy importantes:

  1. Inventario forestal: la Escuela realizó el inventario del arbolado, el cual estuvo vigente hasta el 2018. Hoy se encuentra en proceso de actualización para cumplir con uno de los requisitos de la Secretaría de Ambiente: que sirva de base para dar seguimiento y así poder recopilar las fichas técnicas de cada uno de los árboles. En ellas se consignan datos particulares y se les asigna un número que los identifica y ubica dentro del plan general de la Escuela, lo que permite realizar el debido seguimiento fitosanitario en forma planeada, integrada y sistemática.
    Este inventario facilita conocer e identificar los árboles por su especie. Y es que la Escuela ha seguido contribuyendo con la siembra de especies nativas como chicalá, falso pimiento, mermelada, jazmín, acacias, sauco, cajeto, sangregado, Eugenia pomarrosa, amarrabollo, sauce, alcaparro, holly, abutilón, carbonero, guayacán, liquidamar, nogal, pino romerón, roble y la hermosa y ostentosa palma de cera.
    Estos ejemplares provienen de los departamentos de Antioquia, Caldas, Quindío, Cundinamarca, Caquetá, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, en Colombia, y de otras partes del mundo como Canadá, México, Costa Rica, Antillas, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Noruega, Portugal y Australia.
  2. Plan de adopción: el semillero de investigación del Centro de Estudios Ambientales llevó a cabo un plan de adopción que consistió en que algunos estudiantes de la Escuela adoptaran un árbol, de tal forma que en medio de sus actividades académicas se preocuparan también por su cuidado y seguimiento y, además, permitieran que cada especie fuera identificada al recorrer el campus. Los árboles adoptados cuentan con una placa de identificación con datos tomados del inventario forestal y con el nombre de su padrino.

Homenaje a un fundador

Una de las especies más abundantes en el arbolado del campus fue la acacia, muy común en Bogotá y apreciada por su valor ornamental gracias a su floración amarilla. A pesar de esto, la Escuela ha tenido que remplazarlas, ya que son muy sensibles con el paso de los años y tienden a volcarse. Por esta razón se han ido plantando otras especies que representan menos riesgos para la población estudiantil, que acostumbra a descansar bajo los árboles.

En algunas ocasiones, cuando uno de estos árboles se vuelca, se aprovecha para dejarlo en su sitio y reutilizar su tronco de manera decorativa y así hacerlo lucir nuevamente, hasta donde la estructura de su tronco lo permita. Un ejemplo de esto es el que se encuentra ubicado en el corredor verde frente a los parqueaderos norte, camino al bloque D, donde se hizo un pequeño y colorido jardín. Por esto la familia del ingeniero Ernesto Obregón Torres, cofundador de la Escuela fallecido en 2017, lo escogió para rendirle un homenaje y colocar una placa alusiva a su memoria.

DSC_2005-optimizada.jpg

En cuanto a la fauna, cuidamos cuatro especies, las valoramos y respetamos

perro.jpg

Perro criollo, mestizo, doméstico

Especie: Canis lupus

Datos curiosos: tiene una carga genética de selección natural que lo hace más adaptable al entorno. Es más saludable, fuerte y longevo que sus congéneres con pedigrí. La llaman Manchas.

zarigueya2.jpg

Zarigüeya, zarzaparrilla o chucha

Nombre científico: Ddidelphimorphia

Datos curiosos: profesores de la sede de Palmira de la Universidad Nacional de Colombia emprendieron un proyecto en 2014 para el aprovechamiento del animal en Cauca y Valle del Cauca, donde es muy consumido por los afrodescendientes, según la Agencia de Noticias UN.

_DSC5011.jpg

Curí, cuy doméstico, cuyo, conejillo de Indias, cobaya o cobayo

Familia: Caviidae

Datos curiosos: en el libro “Explotación del curí o cuy” (Colombia, 1973) se registra que “suelen ser activos hasta que el sol esté un poco alto. Al mediodía y hasta la caída de la tarde, descansan en sus madrigueras o nidos y salen muy esporádicamente a comer. Son sumamente tímidos…”.

Patos

Pato doméstico

Nombre científico: Anas platyrhynchos domesticus

Nuestro Sendero de la Vida

CAMIN0 DE LA VIDA.png

El camino no fue creado, no existe. Cada persona va abriendo su propio sendero, escribiendo su historia. Cada paso está lleno de aciertos, equivocaciones, momentos felices y tristezas, salud y enfermedad, inicio y fin de la vida.

Desde el año 2004, el ‘camino de la vida’, se ha institucionalizado como un recorrido saludable que Bienestar Universitario le planteó a los directivos de la institución para que la comunidad educativa realizara actividad física y compartiera tiempo de calidad.

Lo importante de este ejercicio es que quienes aceptan el reto cuentan con una orientación específica, con avisos que les indican el nivel de práctica y el tiempo estimado en cada estación.

El diseño inicial contó con un camino adoquinado de 550 metros de recorrido circular y cuatro estaciones. La primera está relacionada con movilidad articular y estiramientos; en la segunda se trabaja la fuerza abdominal, de brazos y test de resistencia aeróbica; la tercera estación tiene una máquina que permite ejercer fuerza en piernas y una soga para fortalecer brazos y la cuarta estación ofrece barras fijas y barras paralelas para fuerza de brazos, hombros y tren superior. En esta obra se reutilizaron, de ensayos del laboratorio de Estructuras y Materiales, varios cubos de concreto a diferentes alturas para trabajar fuerza de piernas.

Al cabo de un tiempo, este recorrido se volvió imperdible para los miembros de la comunidad educativa, tanto para sus caminatas matutinas como para los recorridos después del almuerzo, las clases de deporte dirigido y el entrenamiento físico necesario para mantenerse saludable.

En la actualidad, con la construcción del Coliseo El Otoño, el camino tuvo algunos cambios, ya que se hizo necesaria la reubicación de la cancha de fútbol principal, lo que obligó al corte del circuito adoquinado. Aun así, la comunidad continúa disfrutando de este maravilloso espacio creado para salud y el bienestar.