De interés General

INFORMACIÓN INSTITUCIONAL
EL INGENIERO Y EL PROFESOR

En su condición de egresado de la Universidad Nacional, tempranamente y ante el llamado que se le hizo en 1902, en plena guerra civil, contribuyó a la reorganización de la Facultad de Ingeniería en receso y se tomaron importantes decisiones relacionada s con el Observatorio Astronómico y las investigaciones por emprender bajo la tutela de Garavito, en esquema que incorporó a distinguidos ingenieros como Jorge Álvarez Lleras  (en cuyo honor lleva el nombre la Biblioteca de la Escuela Colombiana de Ingeniería) y  Belisario Ruiz Wilches.

En  el marco de estas destacadas facetas de su personalidad, logros y contribuciones, Garavito se desempeñó en los siguientes frentes:

  • Director del Observatorio desde 1892, año siguiente a su graduación y durante cerca de 27 años, durante los cuales adelantó sus trabajos más sobresalientes a nivel de observaciones meteorológicas, cálculo de efemérides, cálculo de la latitud de Bogotá, tablas de la luna y  organización de la oficina de latitudes para impulsar la producción de cartas geográficas.

  • Miembro de la comisión asignada para precisar  y trazar los limites con Venezuela (Laudo arbitral de la corona española de 1891).

  • Director de Anales de Ingeniería, a partir de 1897.

  • Presidente en propiedad de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, en mayo de 1916. 

Numerosos testimonios, particularmente los de sus discípulos, coinciden al afirmar que “Don Julio”, como usualmente lo llamaban, era un excelente profesor, gran expositor, con estilos propios y originales, que hacía gala de ello en sus demostraciones y soluciones llevadas al tablero en sus sesiones de clase.

Esos atributos no sólo los ejerció en las aulas sino en permanentes ejercicios complementarios, en términos de sus numerosos folletos y publicaciones, principalmente en el contexto de Anales de Ingeniería, publicación oficial de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, a la cual estuvo íntimamente vinculado.

Algunos biógrafos, colegas y amigos suyos consideran que esta faceta, la del profesor fue, en verdad, de las más sobresalientes de su prolífica existencia.

“Biógrafos como  Lleras Codazzi, Alvarez Lleras, Víctor Caro, han insistido en este aspecto de su personalidad como el más interesante, al destacar al maestro, al profesor universitario, enfrente al discípulo, cuya habilidad y espíritu de investigación habrá de desarrollar”. Esos mismos biógrafos, a más de otros testimonios reconocen que Garavito fue profesor de sus propios condiscípulos, a quienes ampliaba las explicaciones recibidas en varias cátedras y expresaba sus propios criterios.

Su vocación por la enseñanza se manifestó desde un comienzo, pues tan pronto recibió sus títulos en la Universidad Nacional asumió asignaturas en la misma institución.

Julio Garavito Armero