Idioma: ES
estudiantes en el campus

Cerca de medio siglo cumple el ambicioso proyecto educativo de la Escuela

Este 20 de octubre la institución cumplirá 48 años de fundación y son muchos los logros que tiene para mostrar. Celebración incluye jornadas académicas y culturales.

Por: Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Efeméride

En el último lustro, la Escuela Co­lombiana de Ingeniería Julio Garavito, ampliamente reconocida por formar profesionales de excelencia, ha realizado cuantiosas inversiones en infraestructura para ampliar, op­timizar y modernizar los ambientes educativos en los que estudiantes de pregrado, posgrado y doctorado se forman como los profesionales y ciu­dadanos que construyen su futuro y el del país.

El 20 de octubre de 2020 la institu­ción cumplirá 48 años de fundación y son muchos los logros que tiene para mostrar: es referente en la ofer­ta de programas pertinentes en las áreas de ingeniería, ciencias admi­nistrativas y económicas y matemá­ticas, y ha concentrado sus esfuer­zos en la formación de alta calidad con la que se ha comprometido, res­pondiendo a su propósito misional, que implica contar con profesores cuyas fortalezas académicas, profe­sionales y personales respaldan ca­da etapa de aprendizaje de los estu­diantes.

Esta vocación institucional, que se refleja en el ambiente estudiantil y los logros de sus graduados, le ha me­recido a la Escuela la renovación de la Acreditación Institucional de Alta Calidad, que constituye un reconoci­miento por cumplir con altos están­dares académicos y administrativos como entidad autónoma, que se au­torregula y hace de la búsqueda de la excelencia la principal motivación del diario quehacer.

OBRAS EN EL E.png

Doce programas de pregra­do, nueve especializaciones, diez maestrías, un doctorado en inge­niería y una amplia y permanente oferta de educación continuada re­afirman la labor académica de una institución de educación superior que ofrece alta preparación cientí­fica, ética y humanística a sus es­tudiantes, armonizada con un pro­fundo sentido de solidaridad social. Los profesores de la Escuela son guías y consultores y los estudian­tes, el centro de un proceso educa­tivo concienzudo, creativo e inno­vador que los hace protagonistas de su propia formación.

Luego de 47 años, la Escuela pue­de mostrar con orgullo una estruc­tura dinámica y diversa, fortalecida por los logros de los centros de estu­dios y la apertura de nuevos progra­mas de especialización en Calidad y Medioambiente y en Gestión Integra­da en Seguridad y Salud en el Trabajo, y otras tres maestrías: en Informática, en Ciencias Actuariales y en Ciencia de Datos.

Desde que se creó la Dirección de Investigación e Innovación, la Es­cuela estrechó aún más su relación con la industria colombiana y otras instituciones de educación superior nacionales e internacionales, lo que ha promovido el trabajo en red. Los investigadores y sus pares dentro y fuera del país trabajan mancomuna­damente para crear soluciones me­diante la integración de la tecnología y el conocimiento.

reunión jóvenes.jpg

Un ambiente que propicia la búsqueda del conocimiento

La Escuela Colombiana de Inge­niería Julio Garavito ha venido ha­ciendo considerables inversiones en infraestructura, entre las que se des­taca el Laboratorio de Estructuras y Materiales Alejandro Sandino Pardo, con el que se rinde homenaje a uno de los fundadores de la institución. Es un edificio icónico, de 15 m de altura, tres pisos y un área total de 2400 m2 que en el 2018 se puso al servicio co­mo centro de investigación, docencia y proyectos externos.

Ecoamigable es la palabra que lo describe a la perfección: cuenta con una cubierta de paneles solares que generan 110 kW, laboratorios de es­tructuras y materiales y de modelos estructurales, oficinas y el muro de reacción más grande de Latinoamé­rica, que se eleva a 10 metros y permi­te evaluar la capacidad y modo de fa­lla de edificios de hasta tres pisos de altura, antes de ser construidos. Uno de los objetivos de este laboratorio es apoyar la investigación y el desarrollo de la industria nacional y global.

A este desarrollo arquitectónico se suma el edificio de Posgrados, actual­mente en construcción. Es un edificio inteligente de tres niveles, amigable con el medioambiente, dotado con modernos sistemas de iluminación. Todo dentro de un concepto arquitec­tónico particular, con fachada en vi­drio, concebido para que el concreto esté a la vista, lo que genera un reto en la forma de fundición, material de la formaleta y calidad en los procesos de construcción.

Esta obra tendrá un área total de 4843 m2, con cubierta transitable y paneles solares, pensados para insti­tucionalizar un sistema continuo de abastecimiento de energía limpia.

Otro de los retos de ingeniería que asumirá la Escuela es la rehabilita­ción del edificio L1 mediante la cons­trucción de una exoestructura, don­de antaño funcionaban los sitios de acopio de la antigua Hacienda El Oto­ño, que se fueron adaptando para al­bergar laboratorios, aulas y oficinas de los centros de estudios de Hidráu­lica y de Ambiental. Se trata de una nave de más de 100 metros de largo y unos 12 de ancho, sencilla pero con una gran responsabilidad funcional para la Escuela: conectar el sector oc­cidental del campus con el centro de­portivo.

Por último, dos construcciones completarán la modernización de la alma mater: la nueva cafetería y el Centro de Reflexión. La primera ten­drá en sus dos pisos, además del ser­vicio de restaurante, un área de 1100 m2 para eventos. El segundo será un edificio de corte industrial, de con­creto, hierro y madera, ubicado so­bre el lago de la Escuela, erigido co­mo pieza arquitectónica minimalista, plena de significado, que constituirá un ambiente tranquilo e inspirador.

muro1.png

Relaciones con el entorno

La Escuela asume la internacio­nalización a partir de la vinculación a redes y comunidades académicas e investigativas, y el fomento de la movilidad en múltiples direcciones, además de la homologación y el re­conocimiento de títulos, la institu­cionalización del bilingüismo y la incorporación de estándares interna­cionales de calidad.

La Unidad de Gestión Externa, en busca del desarrollo personal y profe­sional, trabaja en la movilidad inter­nacional, las prácticas profesionales y la práctica social, al igual que en cul­tura de emprendimiento, convenios, contratos y educación continuada. A través de la Unidad de Emprendi­miento se les da respaldo a los estu­diantes interesados en hacer empresa en Colombia con base en investiga­ción e innovación.

Las opciones de doble programa y doble titulación mediante convenios con instituciones reconocidas en paí­ses como Francia y recientemente Holanda, amplían la oferta académi­ca en pregrado y posgrado.

Estas razones son las que han mo­tivado a la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito a continuar avanzando en pos de la acreditación internacional con el Sistema de Acre­ditación Regional de Carreras Univer­sitarias para el Mercosur (ARCU-SUR) para los programas de Ingeniería In­dustrial e Ingeniería Eléctrica, luego del logro alcanzado por el Programa de Ingeniería Civil, que ostenta este reconocimiento desde el 2011.

Noticias relacionadas