Idioma: ES
ESCUELA55.png

Presencialidad y alternancia con responsabilidad

Con el lema “Me cuido, te cuido” la comunidad educativa de la Escuela retornó al campus.

Por: Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

“Desde el 19 de octubre, y manteniendo el cumplimiento de todos los requisitos de bioseguridad, con mucha ilusión retomamos nuestras clases presenciales utilizando un modelo de alternancia. Nos emociona compartir nuevamente las actividades con los estudiantes y profesores, y con el personal administrativo y de servicios”, dijo el Rector de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, Alfonso Rodríguez Díaz, al referirse al hecho de que los estudiantes, la razón de ser de la institución, hayan retornado al campus.

De hecho, la Escuela fue la primera institución de educación superior en recibir el permiso de las autoridades nacionales para hacer uso de sus laboratorios, actividad que se venía llevando a cabo desde junio, con todas las medidas de bioseguridad.

“Es muy grato que después de siete meses de un aislamiento obligado, volvamos a encontrarnos en las instalaciones de la Escuela”, comentó el Rector, quien aseguró que gracias a la infraestructura tecnológica que posee la institución, fue posible mantener la operación en la modalidad remota y continuar con la formación personal y profesional de los jóvenes.

“La Escuela, como siempre, pondrá a disposición de la comunidad todos sus recursos para garantizar una educación de alta calidad con todos los esquemas de bioseguridad, de tal manera que la permanencia en las instalaciones sea segura y nos dé tranquilidad. Es muy importante que todos tengamos presente que esta seguridad y tranquilidad depende en buena medida de la responsabilidad de cada uno de nosotros”, afirmó.

click para reproducir video

Exitosa alianza con las herramientas tecnológicas

Y es que, resultado de las experiencias vividas durante estos meses de confinamiento, los directivos de la Escuela están convencidos de que la presencialidad, tanto en los programas de pregrado como los de posgrado, es fundamental para continuar asegurando una educación integral de alta calidad, como ha sido la misión institucional durante más de cuatro décadas.

Durante el segundo semestre del 2020, la institución reforzó su modalidad de clases presenciales, de acuerdo con la aprobación que le ha otorgado el Ministerio de Educación Nacional (MEN), y continuará haciéndolo a partir del primer semestre de 2021 y los que le siguen, valiéndose de los recursos tecnológicos disponibles para garantizar la educación a todos los estudiantes, sin ningún inconveniente.

“Nos hemos preparado desde hace más de 20 años y somos pioneros en el uso de herramientas que aseguran una educación presencial apoyada en la tecnología. Estamos listos para realizar las actividades que exigen presencialidad en nuestro campus y aulas de clase; eso sí, respetando todos los protocolos de bioseguridad exigidos por las autoridades nacionales”, asegura el Rector.

Según el directivo, la Escuela, que cuenta con acreditación institucional de alta calidad, se está convirtiendo en ejemplo para el país al retornar a las actividades con responsabilidad, seguridad y confiabilidad. Agrega que “el éxito de una educación integral está en la presencialidad que, a su vez, es la esencia de toda actividad humana”.

La Escuela llevó a cabo un proceso paulatino de incorporación de tecnología y adopción de herramientas tecnológicas en los entornos educativos. Es así como, a la fecha, se han implementado y se encuentran disponibles para la comunidad más de 200 entornos en la nube para subsanar la necesidad de laboratorios de cómputo virtuales.

De igual manera, buscando soluciones empresariales de audio y video para la comunicación de la comunidad educativa durante el regreso a clases en el segundo periodo, la Escuela se decidió por Polycom, que permite alternar las clases presenciales con sesiones apoyadas por esta tecnología de avanzada.

Estas adecuaciones de los salones de clases y los laboratorios de prácticas demostrativas con tecnología Polycom se llevaron a cabo con una inversión estimada en cerca de 270 millones en equipos e infraestructura y aproximadamente 100 millones en adecuaciones locativas. Así, las 32 salas de computadores representan más de 706 equipos con las últimas especificaciones, con software administrativo y académico a disposición de los estudiantes y la comunidad en general.

Actualmente, la Escuela cuenta con 19 edificaciones conectadas con red física de alta velocidad; posee un centro de procesamiento de datos propio, y tecnologías híbridas que le permiten integrar servicios en diferentes nubes, privadas y públicas. Tiene un cien por ciento de cobertura de servicio wifi, con posibilidad de atender más de 8000 dispositivos concurrentes de profesores y personal administrativo, y más de 485 estaciones de trabajo.

La Escuela supera los 220 espacios dotados con ayudas audiovisuales y 13 salas de trabajo colaborativo y videoconferencia, y dispone de cinco aulas móviles dotadas con equipos portátiles de última generación. Cuenta con cerca de cien programas o licencias de software académico y un portal web que permite integrar el contenido de la Escuela con los sistemas y servicios académicos.

ESCUELA 8.png

Máxima optimización de los recursos

La Escuela es una institución cumplidora de las normas y, en esta situación específica, es estricta en la observación de los detalles y protocolos de bioseguridad que garantizan el retorno a clases de profesores y estudiantes. No se trata de una coyuntura o de implementaciones recientes, pues la institución lo ha hecho con éxito desde hace más de dos décadas con su modalidad presencial apoyada en la tecnología.

“Hemos sabido sortear todas las situaciones derivadas de la pandemia y desde el primer momento en que tuvimos que afrontar el confinamiento, en el mes de marzo, asumimos con responsabilidad y prontitud el compromiso de mantener la actividad académica de alta calidad de manera remota. El fortalecimiento de la infraestructura tecnológica, en la que hemos estado trabajando permanentemente y, sobre todo, la consolidación de una planta de profesores, investigadores y profesionales del área administrativa, nos ha permitido responder oportunamente a cada desafío”, reafirma el Rector.

La decisión institucional está respaldada por el aval del MEN, gracias a que goza de un campus con amplios espacios y moderna infraestructura en sus salones y laboratorios, que le permiten garantizar los protocolos sanitarios, además de la alternancia, con estudiantes que reciben clase de manera remota y sincrónica con quienes están en los salones.

“Pueden tener la absoluta certeza de que, en los casos de presencialidad con alternancia, es decir, cuando los estudiantes deban acudir a la institución, cumplimos los más estrictos protocolos establecidos por los organismos de sanidad. Por otra parte, en las actividades remotas contamos con el respaldo de las familias para que los estudiantes accedan a la plataforma de enseñanza y participen con la mejor disposición. Esta es una tarea de todos. Creo que es precisamente esa convicción de que cada uno de nosotros tiene algo que aportar, la que nos ha dado tan buenos resultados”, afirma Rodríguez Díaz.

ESCUELA 15.png

Alternancia segura

En todos sus escenarios de presencialidad, la Escuela garantiza el cumplimiento de las medidas de bioseguridad con señalización de áreas, barreras acrílicas en puntos de atención al público, capacitación en línea sobre acciones preventivas, reporte diario de las condiciones de salud de sus colaboradores, controles de temperatura al ingreso y salida del campus, puntos de desinfección de manos y calzado, entrega de kits de bioseguridad para todos los que ingresan a la institución, uso permanente y obligatorio de tapabocas y cálculo exacto de los aforos para garantizar el distanciamiento requerido y evitar contagios.

“Estudiantes y graduados son nuestros principales voceros; profesores e investigadores con profunda formación y altas calidades humanas, sumado a un ambiente académico que se apoya en la infraestructura tecnológica y un campus que estamos disfrutando en toda su plenitud, en un modelo de alternancia que nos protege, se unen a esta carta de presentación de una institución cuyos méritos la han hecho merecedora de numerosos reconocimientos a lo largo de casi cinco décadas”, puntualiza el ingeniero Alfonso Rodríguez Díaz, Rector de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Nuevos Énfasis

La institución no solo se ha consolidado como una de las más preparadas para el retorno a clases sino que, fiel a su tradición educativa, continúa marcando la pauta en materia de formación profesional al ser la primera en Colombia en dictar el Programa de Ingeniería Estadística, concebido para formar los líderes del futuro en ciencia y estadística de datos, capacitados para crear soluciones a los problemas del sector real y convertirse en fundamentales para el sector productivo, donde la mayoría de las decisiones trascendentales estarán basadas en el análisis y el valor que tienen los datos.

Por otra parte, el Programa de Maestría en Ingeniería Civil ofrece nuevos énfasis en Construcción, en Evaluación, Reparación y Rehabilitación Estructural y, por último, en Seguridad Vial y Prevención de Accidentes de Tránsito, que vienen a suplir las necesidades de profesionales en un país en desarrollo y crecimiento como el nuestro, que busca el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

ESCUELA 11.png

Retorno a clases con seguridad garantizada

Noticias relacionadas