Idioma: ES
sostenible.jpg

Greening le apuesta a la autosuficiencia alimentaria

Una novedosa iniciativa para cultivar plantas y peces en un sistema autosustentable que se instala en los hogares, es uno de los proyectos impulsados por la Unidad de Emprendimiento de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Por: Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Emprendedores Escuela

Quizá las palabras cultivos acuapónicos no den muchas luces sobre la importancia de una buena idea de negocio, que además se convierte en una de las mejores alternativas para iniciar el recorrido hacia el camino del autoabastecimiento limpio.

Santiago Salazar Cartagena, como cualquier joven, tampoco sabía mucho del tema. Lo que sí tenía claro este paisa extrovertido, conversador, carismático, amante de los números y la ingeniería civil, es que en el emprendimiento está la vida de un futuro profesional. Cuando lo supo, se le encendió el bombillo de su idea y apoyado por la Escuela, diseñó, lanzó y puso en funcionamiento su proyecto, partiendo de la innovación y la sostenibilidad alimentaria.

“Mientras avanzaba en mis estudios de Ingeniería Civil, conocí en el 2019 a las profesoras Diana Cabra, Adriana Zambrano y al profe Camilo Rojas, quienes integran el equipo de la Unidad de Emprendimiento de la Escuela. Empezamos a trabajar juntos para aterrizar ideas y formalizar este proyecto el cual decidí iniciar y al que luego se unieron Johanna Guerra y Miguel Llanos, mis actuales socios”, dice.

Los tres crearon Greening, un modelo de negocio que revoluciona la forma como las personas, en las áreas urbanas, se pueden alimentar de manera orgánica, gracias a sistemas acuapónicos automatizados, mientras disminuyen la huella hídrica y de carbono dejadas por los canales tradicionales de compra y distribución de alimentos.

“Las personas no comen como deberían, desconocen la verdadera procedencia de sus alimentos y ahí detectamos una gran oportunidad para generar soluciones innovadoras que pueden rentabilizarse. Nosotros podemos transformar la forma como se alimentan a través de sistemas acuapónicos, que son un modelo de producción orgánica simultánea de plantas y peces en espacios urbanos”, recalca el estudiante Salazar Cartagena.

Para ello diseñaron un prototipo automatizado de producción de hortalizas, aromáticas y especies acuícolas, al que periódicamente pueden hacerle mantenimiento y prestarle asesoría al usuario. Como puede fabricarse en cualquier medida, cabe perfectamente en sitios como el balcón de un apartamento, en una cocina promedio o al interior de una casa.

Se empieza con plantulación y peces ya establecidos y el cliente no solo recibe la instalación del equipo, sino que además lo proveen periódicamente de semillas de hortalizas como lechuga en sus variedades batavia, crespa, roja y alevinos de mojarra, cachama o trucha.

Como el dispositivo no utiliza tierra para cultivar, se evitan los procesos de degradación de la misma y las plantas con su ciclo vital ayudan a limpiar el agua de los peces mientras los residuos orgánicos de estos las alimentan continuamente.

Santiago Salazar Cartagena - Representación en la Regional de Hult Prize Colombia

“Las personas no comen como deberían, desconocen la verdadera procedencia de sus alimentos y ahí detectamos una gran oportunidad para generar soluciones innovadoras que pueden rentabilizarse''.

Santiago Salazar Cartagena.

Fundador de Greening.

Conciencia social

Este es un sistema completamente amigable con el medio ambiente porque elimina procesos contaminantes como empaquetación, transporte, comercialización, manipulación y almacenamiento de alimentos y abarata sus costos al permitir hasta un 60% de ahorro frente a comprar los mismos productos en un supermercado o una gran superficie. También se cuida la huella hídrica porque el agua es la misma y está en permanente circulación, lo que garantiza que no se presentarán plagas ni malos olores.

El proyecto está pensado para trabajar de la mano con etnias como los Embera Chamí, que muchas veces han sido desplazadas de sus lugares de origen en el Cauca hacia las grandes ciudades. Con ellos, que son una comunidad altamente conectada con la naturaleza, han estado en contacto y en una fase más adelantada, que está prevista para un plazo de un año, conformarán su planta operativa, no solo para compartir y aprovechar su sabiduría ancestral sino para acabar con fenómenos como la pobreza y el desplazamiento forzado, a través de empleos dignos.

Cómo funciona

El espacio mínimo para instalar el equipamiento en un apartamento o casa es de un metro cuadrado pero puede extenderse según los requerimientos del cliente y la disponibilidad de área que quiera dedicarle al cultivo. Los peces se entregan con pesos escalonados, con un mínimo de 200 g, que aún no es comestible, pero que de uno a dos meses más estará listo para el consumo humano con un máximo de 450 g o hasta 500 g, que es el tamaño promedio de extracción.

Los alevinos provienen de dos granjas autosustentables en Cundinamarca y Huila, que además trabajan con comunidades campesinas locales, una muestra de que más allá del lucro, siempre se puede anteponer el objeto social a la idea de negocio.

“La acuaponía es un tema ancestral que viene de los mayas y aztecas, cuando llenaban extensiones de tierra con agua y le ponían peces y plantas. En la era moderna, el tema estaba un poco relegado pero hace unos 40 o 50 años fue retomado discretamente. En cuanto a esta forma de producción que ofrecemos, sí es novedosa y no se había intentado antes como solución al tema de autoconsumo en Latinoamérica. El reto es transformar la forma de hacer las cosas, cambiar la ida al supermercado por el autoabastecimiento y la producción sostenible de alimentos en los hogares”, dice Salazar Cartagena, fundador de Greening, una idea que actualmente participa en el Concurso de Innovación para los Estilos de Vida Sostenibles, competencia que vincula a estudiantes de pregrado y posgrado de las universidades del país y que busca las mejores ideas de negocio que promuevan un estilo de vida sostenible.

Cosecha de emprendimiento

El Semillero Jóvenes Emprendedores nació en 2018 con la formalización del Modelo de Emprendimiento de la Escuela Colombiana de Ingeniería y es liderado por los profesores Diana Carolina Cabra Ballesteros, Camilo Andrés Rojas Pardo y Adriana Marcela Zambrano Sánchez, del Programa de Administración de Empresas, para fortalecer la cultura del emprendimiento en la Institución y consolidar los proyectos de negocio que tienen sus estudiantes, apoyándolos en el desarrollo de nuevas investigaciones para afianzar este ecosistema en Colombia.

A través de él se han gestado proyectos y formado estudiantes en las competencias para desarrollar y poner en marcha modelos de negocio, gracias a la colaboración académica interdisciplinaria, que facilita no sólo el intercambio de conocimientos, sino que invita a los estudiantes a trabajar con otros que tienen diferentes perspectivas para desarrollar la habilidad de comunicar sus ideas en equipos diversos.

Invitamos a todos aquellos que tengan una idea de negocio e interés de desarrollarla, a escribir a los correos:

  • diana.cabra@escuelaing.edu.co
  • camilo.rojas@escuelaing.edu.co
  • adriana.zambrano@escuelaing.edu.co

Noticias relacionadas